banner-02-vitalmente-magazine-revista-digital-web

El hombro es el complejo articular con mayor amplitud de movimiento unos 180° en los distintos ejes  , esta particularidad   conlleva a  que el  aparato musculo-tendinoso  estabilizador formado por  el manguito de los rotadores , la capsula articular , ligamentos glenohumerales , Lábrum glenoideo y la cabeza larga del bíceps  sean susceptibles  de lesión o desgaste.

Adicionalmente, la biomecánica normal del hombro expone a  las estructuras óseas involucradas  a tensiones repetitivas que finalmente pueden manifestarse como dolor en el hombro, por otra parte el propio envejecimiento de sus componentes  conlleva alteraciones de su arquitectura, disminuyendo su resistencia al estrés, provocando lesiones con traumatismos muchas veces banales.

De entre todas las causas de dolor de origen en el hombro, la patología del manguito de los rotadores es con mucho, la más frecuente, y dentro de esta  la afectación del tendón supra espino.

El tendón del supraespinoso, probablemente  por su participación en la elevación de la extremidad superior es el tendón que se afecta con mayor frecuencia.

El origen de las lesiones   podría resumirse diciendo que se trata de un proceso de sobrecarga y sobreutilización, que termina afectando la estructura del tendón,  generando una  tendinopatía,  o   rupturas  parciales o totales.

Los síntomas de la tendinopatía del supraespinoso, son  dolor anterolateral del hombro, que aumenta con la elevación de la extremidad,  igualmente sensación de debilidad y/o limitación de la movilidad.

El diagnóstico inicialmente se sospecha por la valoración médica y se confirma con pruebas complementarias como la resonancia magnética ( RNM) o  la  ecografía, más usada en la actualidad,  de menor costo y con  similar  capacidad diagnóstica de la RNM.

En tratamiento incluye aprender a usar el hombro de manera apropiada y un plan de ejercicios para el hombro generalmente supervisados por fisioterapia, infiltraciones y en casos específicos  terapias con ondas de choque.

Aprender a usar el hombro disminuye la tensión adicional, por ejemplo  se deben evitar ejercicios flexión o abducción  del hombro  que no  sobrepasen la altura de la cabeza  y ejercicios en los que los codos sobrepasen el plano frontal.

Ejercicios que no sobrepasan la altura de la cabeza.

El retorno a la actividad habitual  se realiza cuando  la fuerza este normal en todos los músculos de la articulación, que no se presente dolor y el rango de movimiento sea normal, el retorno siempre debe ser gradual  y siempre solicitar asesoría sobre la técnica adecuada  que involucre el movimiento del hombro.

José David García Ortiz
RM  194927
Médico y Cirujano
Universidad del Cauca
Medicina aplicada a la actividad física y  el deporte
Universidad de Antioquia